TURISMO IN ECUADOR: TERMAS, VOLCANES Y SENDEROS

¿Qué es la FBU?

¿Qué es la FBU?

Es una fundación (FBU), establecida en 1953 es un ONG sin fines de lucro.Es una institución que trabaja en proyectos de desarrollo rural que apuntan al fortalecimiento de las capacidades humanas, propiciando el manejo adecuado de los recursos productivos y la conservación ambiental. También la fundación maneja un programa de voluntariado en la provincia de Napo, en Ecuador.

Los proyectos de la FBU tienen como ejes movilizadores el mejoramiento de la producción desde un enfoque agroecológico, la protección de las microcuencas y bosques y la educación ambiental. La FBU fomenta, a través de su plan de acción, la participación de las comunidades y población local en procesos de construcción y fortalecimiento de sus identidades.

Nuestra historia

Desde sus primeros pasos, la FBU prestó importancia al tema de la educación de líderes en los sectores rurales y fundó escuelas para niños y niñas campesinas e indígenas.

Hacia finales de la década de los 70, la FBU afirma su compromiso con los sectores sociales marginales, mujeres, campesinos, indígenas que luchaban por una vida más digna y por el derecho a la tierra. Para mediados de los 80 lleva adelante propuestas de desarrollo integral en varias provincias del país.

Los años 90 representaron, dentro de la trayectoria institucional, un período de reformulación de políticas y estrategias. Incorpora renovadas visiones del desarrollo social que toman en cuenta las nuevas condiciones sociales, económicas y políticas.

Nuestro trabajo

La FBU gestiona con los gobiernos locales proyectos de desarrollo, fortalece las iniciativas de las organizaciones indígenas y campesinas, y capacita a líderes para que impulsen en sus localidades propuestas de desarrollo social.

Nuestras acciones apuntan a defender la existencia de la agricultura campesina frente a los procesos de concentración de la propiedad de la tierra y de la destrucción de los recursos naturales provocada por la lógica extractivista de las grandes empresas; frente a la homogenización de los patrones de consumo y a la marginación de la inversiones públicas hacia el sector rural.

Desde esta óptica, potenciamos el manejo de los recursos que disponen en sus fincas y localidad, sus conocimientos y capacidad organizativa. Nos guiamos por los principios de interculturalidad, diálogo de saberes, respeto a la naturaleza, participación comunitaria y concertación.

En la FBU participan técnicos, especialistas y promotores que tienen conocimientos y experiencia en diversas áreas: promoción social, agroecología, educación ambiental, micro empresas, energías alternativas y manejo de recursos naturales que puedan impulsar la llegada de turistas, como las famosas termas de Papallacta.

Actualmente impulsamos proyectos en diversos espacios geográficos del Ecuador, en la sierra norte, en la sierra central y en el sub-trópico occidental.

Otros programas que tiene la FBU son: educación ambiental dirigido a jóvenes, red de viveros forestales, programa de voluntariado, y próximamente la comercialización de productos campesinos procedentes de Papallacta, pequeño pueblo de la provincia de Napo.

La promoción de los recursos naturales atrae más adeptos

La promoción de los recursos naturales atrae más adeptos

La industria sin chimenea, como se conoce al turismo, capta cada día a más personas. Pero no en lo relacionado con el número de extranjeros que arriban al país, sino a las personas interesadas en el estudio de la promoción y gestión de ese sector.

Una muestra de ello es la existencia de 6 facultades relacionadas con esta carrera. Las universidades Católica, de Especialidades Espíritu Santo, Guayaquil, Cristiana Latinoamericana, Jefferson y Escuela Politécnica del Litoral la dictan como una de las de mayor crecimiento en el campo profesional.

Esto se evidencia en el aumento del número de personas interesadas en seguir estudios de turismo. Un total de 2.478 estudiantes, de entre los 18 y 30 años, acuden a estos establecimientos de educación superior.

La escuela de Hotelería y Turismo de la Facultad de Comunicación Social, de la Universidad de Guayaquil, es la más antigua en la urbe. Abrió sus puertas hace 14 años con 200 alumnos. Ahora acoge a 900, distribuidos entre la sede del Puerto Principal, Galápagos y Quevedo.

Los títulos que ofrecen dependen del tiempo, de dos a 5 años, y al programa de estudios. Así la Universidad Católica gradúa a Técnicos en Turismo (2 años) y Tecnólogos en Hotelería y Turismo (3 años).

Las universidades Cristiana, Católica, UEES y Espol cuentan con ingenierías orientadas a ramas específicas dentro de esta especialidad.

La administración de recursos naturales y ecoturismo es la base del trabajo de la primera, mientras en la segunda lo es la gestión turística hotelera y la gestión turística con especialización en gestión ambiental, marketing y planificación.

El licenciado William Torres, director de la escuela en la Facso, y Sonia Palacios, de facultad en la UEES, coinciden en que antes los estudiantes consideraban esta opción profesional como algo encaminado a la difusión de la diversión o entretenimiento. Sin embargo, aclaran que hoy contempla una serie de exigencias académicas del alumno, entre ellas, el conocimiento de más de dos idiomas.

Cada institución plantea cambios relacionados con el desarrollo en este campo. La escuela de la Facso abrirá en noviembre próximo una agencia de turismo receptivo para ofertar, a las escuelas y colegios, los viajes de fin de año. La UEES en cambio cuenta con un programa de fin de semana (viernes y sábado) dirigido a personas que trabajan en el área y que desean optar por un título académico. La mayoría tiene convenios con otras universidades para cursar estudios en el extranjero.

Para obtener su título todos los estudiantes tienen que realizar entre 1.200 y 1.500 horas de prácticas en hoteles y restaurantes. Ellos hacen carrera en aerolíneas, agencias de viajes, como guías y entre otras actividades.

No obstante, Sonia Palacios aclara que esta es una carrera exigente, pues antes de alcanzar altos puestos de trabajo tienen que empezar de 0. Tarea que les podría llevar hasta 15 años.